A pesar de que hasta hace poco el hecho de tener algún tatuaje era mal visto por la mayoría de la sociedad, sufriendo las personas actos de discriminación hasta impedimento para ser contratado en alguna empresa, hoy en día la situación es totalmente distinta, cambiando la percepción y siendo ya algo hasta cierto punto natural.

Recientemente, un estudio realizado por la UNAM señalaba que hasta el 35% de la población cuenta con al menos un tatuaje, cifra que ha ido al alza en los últimos años. Con la finalidad de conocer un poco más sobre lo que es considerado arte sobre la piel, platicamos con Alfredo, quien es tatuador profesional con 5 años de experiencia y quien tiene su estudio en la zona centro de la ciudad.

Detalló que la moda por los tatuajes se encuentra en su auge, pues actualmente el hecho de no ser mal visto por la sociedad ha desencadenado que personas prácticamente de todas las edades se plasmen de manera permanente algún dibujo.

Jóvenes estudiantes desde preparatoria y hasta personas de la tercera edad, han acudido a su negocio, decididos a seguir con la tendencia. Detalló que a lo largo de su carrera como tatuador, le ha tocado marcar diseños de todo tipo, desde lo que consideró conceptos básicos y hasta personalizados, aunque al menos en su experiencia lo más recurrente son nombres de personas y fechas especiales.

Recomendó a las personas quienes aún no portan tatuajes, que lo más importante antes de hacerse uno, es estar conscientes que se trata de algo que será para siempre, a pesar de que existen procesos tipo láser que permiten borrar el dibujo hasta en un 90%, dependiendo de la calidad de la tinta con la que fue realizado. De la misma manera, señaló que es importante que las personas acudan a lugares confiables, que están regulados por el sector salud, garantizando con ello el trabajo y posibles enfermedades.

Finalmente, explicó que los precios de los tatuajes varían, dependiendo el tamaño del dibujo, la complejidad y hasta la zona del cuerpo donde será colocado.

“Se normalizó el hecho de tener tatuajes, antes era como mal visto pero poco a poco llegó la aceptación. Me ha tocado atender a personas ahora sí que de todas las edades, pero siempre les pregunto que si vienen 100% decididos porque puede ser que después se arrepientan. Prácticamente el proceso es rápido, considerando detalles puede tardar entre 15 y hasta más de 40 minutos, ahora sí que depende de cada cliente”, explicó.

Alfredo. Tatuador.