José Díaz Briseño
Agencia Reforma

WASHINGTON, EU.- El sistema electoral mexicano encabezado por el Instituto Nacional Electoral (INE) no requiere de reformas profundas para garantizar el voto dado que cuenta con experiencia y fortaleza en la administración de los comicios, concluye un informe de la Organización de Estados Americanos (OEA).
Programado para ser presentado este miércoles ante el Consejo Permanente de la organización hemisférica, el informe final de la Misión de Observación Electoral de la OEA sobre las elecciones federales y locales del 6 de junio de 2021 respalda al actual sistema electoral mexicano.
«Si bien todo sistema electoral es perfectible, es de destacar la fortaleza y profesionalismo de la institucionalidad electoral mexicana», asegura el informe de la Misión, encabezada por el abogado argentino Santiago Cantón y que incluyó a 36 integrantes de 16 países.
Destacando la autonomía e independencia de las instituciones electorales mexicanas, el informe final de la Misión cuenta con 214 cuartillas y en él se detallan recomendaciones sobre temas que van desde prevenir la violencia electoral hasta el financiamiento a partidos políticos.
«La Misión desea resaltar que las recomendaciones planteadas en este informe apuntan a cambios puntuales en materias específicas, y considera que el sistema electoral mexicano no requiere de reformas profundas para continuar garantizando el ejercicio pleno del sufragio», apunta el informe final.
En medio del debate en torno a las propuestas impulsadas por el Presidente Andrés Manuel López Obrador para reformar al INE, así como los ataques verbales contra los consejeros del Instituto, el informe hace también una defensa de las autoridades electorales.
«Las campañas de desprestigio y los ataques infundados no son el camino para mejorar la institucionalidad electoral», indica el informe al referirse a las recomendaciones a futuro sobre el sistema electoral mexicano.
«(La Misión) observó con preocupación instancias de señalamiento directo e individualizado a las autoridades del Instituto Nacional Electoral, con alegatos de fraude electoral desde altos cargos públicos y figuras partidarias, incluyendo el titular del Poder Ejecutivo (de México)», denuncia.
Sin embargo, el informe apunta que la principal amenaza a los procesos democráticos mexicanos están centrados en el alto nivel de violencia en contra de candidatos, funcionarios, y equipos de campaña como lo demostró el proceso electoral de 2021.
«Los niveles de violencia registrados durante el proceso electoral 2020-2021 en México lo ubican como uno de los ciclos electorales más violentos en la historia reciente de la región (de las Américas)», dice el informe que cita 398 incidentes de violencia registrados por las autoridades mexicanos contra candidatos.
«La Misión constató que la principal amenaza al proceso electoral han sido los altos niveles de violencia, incluyendo el asesinato de candidatas y candidatos, precandidatas y precandidatos, funcionarios públicos, equipos de las campañas, así como de familiares de estas personas», asegura.
Desplegada a invitación del INE, la Misión de Observación Electoral de la OEA para la elección mexicana de 2021 inició sus labores en octubre de 2020.