Uno de los sectores más peleados de la NFL es el de los comodines en la Conferencia Americana que tiene hasta cinco equipos peleando por tres boletos. Ayer dos de los contendientes se midieron con los Raiders recibiendo a los Colts; el partido era de alta tensión ya que el ganador se enfilaría rumbo a postemporada al menos teniendo ventaja ante el perdedor en caso de empate en el récord al final del calendario.
Las acciones estuvieron parejas en la primera mitad. Philip Rivers conectó en dos ocasiones con TY Hilton en las diagonales mientras que Derek Carr también lanzó dos pases de anotación manteniendo el partido cerrado, la diferencia fueron dos goles de campo para Indianápolis que les dieron la ventaja. Al inicio del tercer cuarto los Raiders fallaron en la zona roja y tuvieron que sacar un gol de campo poniendo la pizarra a solo tres puntos de diferencia.
Fue entonces que llegó la jugada del partido en una retardada que Jonathan Taylor tomó y se escapó 62 yardas anotando siete puntos que fueron el punto de inflexión para los Colts que se separaban a 10 de diferencia. Las Vegas volvió a conectar un gol de campo y Jonathan Taylor volvió a anotar por tierra sumado a un gol de campo que dejaba ya cuesta arriba el partido para los Raiders que perdían por 17. Derek Carr en su intento de reaccionar fue interceptado, Khari Willis regresó 50 yardas el intercambio de posesión en un pick six que selló la victoria para los Colts. Al final los Raiders anotaron sólo para adornar el marcador que terminó 27-44 en favor de Indianápolis que con este resultado se mantiene en zona de comodines y también en la pelea por el sur de la americana. Philip Rivers sigue con buenos números lanzando para 244 yardas y 2 touchdowns mientras que Jonathan Taylor fue la figura con 150 yardas por tierra y par de anotaciones.