Fernando Merino
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Tomas de Tribuna, jaloneos por controlar el audio y hasta la lecturas de una moción con cientos de páginas fueron las estrategias que la Oposición intentó para evitar la aprobación del dictamen que desaparece cinco áreas técnicas del Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM), entre ellas Fiscalización, Género y Derechos Humanos.
Pese a las críticas de consejeros y organizaciones, sobre el riesgo de retirar puestos especializados, Morena presentó la iniciativa con el argumento de adelgazar gastos en el organismo autónomo. Y como cuenta con los votos para aprobarla, los representantes de los otros partidos apostaron por la demora.
La sesión inició a las 12:30 horas con Donceles resguardado por antimotines y desde el inicio hubo gritos y jaloneos.
Para ganar tiempo, los opositores a la reforma pidieron la lectura íntegra de una suspensión, la cual comenzó a las 16:00 horas. Casi siete horas después, sólo llevaban 391 de las 465 páginas.
La sesión se prolongó hasta la madrugada. El PRI advirtió que presentaría más de mil reservas.

Con información de Selene Velasco

¡Participa con tu opinión!