Froylan Escobar
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La familia del actor Octavio Ocaña no se quedará con los brazos cruzados y pedirá justicia a las autoridades.
La muerte del joven de 22 años aún genera muchas dudas y, durante el último adiós que le dio la familia en una funeraria de Tlalnepantla, sus hermanas, Ana y Bertha, aseguraron que harán hasta lo imposible por esclarecer el caso.
«Por el momento, no queremos engancharnos mucho con ese tema. Por supuesto que sí fue un caso de injusticia, vamos a llegar hasta las últimas consecuencias y vamos a pedir justicia, es algo que le queremos agradecer a la gente, porque ellos ya lo están pidiendo.
«(Para) nosotros, como familia, de momento la prioridad es darle descanso al cuerpo de Octavio, que él ya esté descansando en paz y, posteriormente, encargarnos de pedir justicia. Desafortunadamente vivimos en un País en el que no existe la justicia y, al parecer, nunca va a existir», afirmó Bertha en entrevista.
Entre los planes de vida que el actor dejó inconcluso fue el enlace matrimonial con su novia, Nerea Godínez; ella aseguró que portará el anillo de compromiso durante mucho tiempo.
«(Octavio) Marcó muchos corazones, la gente lo quiere mucho. Me escriben de Colombia, Nicaragua. Muchos me atacan, pero no me interesa lo que me digan, porque los dos sabíamos lo que teníamos y pues ya.
«Me lo arrebataron, yo solo espero que haya justicia, que salga la verdad y ya con eso estaría yo muy tranquila», sostuvo Godínez.
Entre aplausos y porras fue despedido el cuerpo de Ocaña, conocido en la televisión por su personaje de Benito Rivers, previo a subirlo a la carroza que lo transportaría hasta Villahermosa, Tabasco, donde será sepultado, por decisión de la familia.
«En familia decidimos que así fuera, que allá se entierre su cuerpo, pero su corazón y su espíritu se queda en cada persona que lo quiso y nos ha mostrado su cariño a través de redes sociales y físicamente», compartió Ana.