Abel Barajas
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Un tribunal de enjuiciamiento condenó a 30 años de prisión a Marisol Macías Gutiérrez, por el asesinato de su esposo, el juez federal Vicente Bermúdez Zacarías, registrado el 17 de octubre de 2016 en Metepec, Estado de México.
El juez de control del Centro de Justicia Penal Federal de Almoloya de Juárez, Estado de México, en calidad de tribunal de enjuiciamiento, sentenció que la Fiscalía General de la República demostró la plena responsabilidad de la acusada por el delito de homicidio agravado en grado de parentesco.
De acuerdo con la Fiscalía General de la República, la viuda presuntamente planeó el crimen con el objeto de cobrar el seguro de vida del marido, quien era originario de León, Guanajuato.
«En consecuencia, y tras las pruebas aportadas por el Ministerio Público de la Federación, un Juez de Distrito con sede en Almoloya de Juárez, mediante Juicio Oral, dictó sentencia condenatoria de 30 años de prisión en contra de Marisol «M», reparación del daño, amonestación pública y la suspensión de sus derechos políticos y civiles», informó la FGR.
El 17 de octubre de 2016 el Juez Quinto de Distrito en Amparo y Juicios Federales de Toluca, Vicente Bermúdez Zacarías, fue asesinado en el Fraccionamiento Árbol de la Vida, Colonia Llano Grande, en Metepec, cuando hacía ejercicio en la calle.
Macías Gutiérrez fue detenida el 8 de octubre de 2019 en León, Guanajuato, con base en una orden de aprehensión y luego un juez de control le dictó la prisión preventiva de oficio en el Penal Estatal de Santiaguito, en Almoloya de Juárez, Estado de México.
Algunas versiones periodísticas refirieron que dos jóvenes identificados como José Antonio y José Alberto Vara Espinosa, habrían estado involucrados en el asesinato, ya que el primero de ellos habría sostenido una relación sentimental con Macías.
Los indicios eran, por un lado, que el padre de los dos mencionados estaba preso en el Penal del Altiplano cuando el juez fue asesinado y, por otro, que un taxista declaró haber llevado a los hermanos por el rumbo donde vivía la víctima.