Veronica Gascón
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-A partir de agosto, las empresas ya no podrán tener empleados contratados bajo el esquema de outsourcing, y de no cumplir serán sanciones.
Según los plazos reflejados en la reforma aprobada en el Congreso, las empresas tienen 90 días naturales para pasar a su nómina todos los trabajadores contratados por subcontratación interna (insourcing) y externa (outsourcing), a partir de su entrada en vigor.
Se estima que la reforma será publicada el 1 de mayo, Día del Trabajo. Ésta entrará en vigor un día después e inician los 90 días.
“Dependerá la fecha en la que se publique la reforma, pero si entra en vigor el día 2 de mayo, de ahí tenemos tres meses y eso implicaría que sería en agosto que el término concluirá”, afirmó Germán de la Garza, socio líder de servicios laborales en Deloitte.
Este procedimiento se realizará a través de la sustitución patronal ante el IMSS. Al realizar esta transición, se debe reconocer la antigüedad y salario de los trabajadores.
Cabe recordar que la reforma prohibió el esquema de outsourcing, que permite a una persona física o moral proporcionar trabajadores propios a beneficio de otra, y solo permitirá la subcontratación de los llamados servicios especializados, siempre y cuando no formen parte de la actividad principal de la empresa.
La Secretaría del Trabajo tendrá 30 días para emitir los lineamientos para las empresas de servicios especializados, a partir de la entrada en vigor.
“Si soy una empresa de servicios especializados, se dan 30 días posteriores a la entrada en vigor para que la Secretaría del Trabajo publique los lineamientos y a partir de que se hayan dictado se tienen 3 meses hacia adelante para solicitar la inscripción en el registro como prestadora de estos servicios”, dijo De la Garza.
Las empresas de servicios especializados, (que pueden ser de índole legal, tecnológico, administrativo y otras labores como de limpieza y seguridad, entre otros), deberán estar registrados para septiembre.
El abogado afirmó que hay un artículo transitorio que establece que los cambios fiscales entrarán en vigor el 1 de agosto.
En la reforma también se contempla la eliminación del outsourcing en las instancias de Gobierno pero hasta 2022.
“En mi opinión, es un tanto injusto el término que le dan al sector privado (90 días) para que hagan sus adecuaciones, especialmente las de migrar al personal, cuando en comparación con el sector público le están dando todo lo que resta del ejercicio fiscal 2021”, dijo Diego García Saucedo, miembro de la Academia Mexicana del Derecho Procesal del Trabajo.