Héctor Gutiérrez y Mayolo López
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 17-Jul .- El Consejo General del INE dio un plazo de 24 horas para que los partidos presenten toda las constancias que les haga falta para acreditar si realizaron o no pagos a representantes de casillas.
En sesión, se aprobó hacer una investigación específica para determinar si los partidos reportaron de manera correcta el pago a sus representantes, lo cual, por el momento, es algo que la autoridad no va a sumar al gasto total de las campañas.
El resolutivo de esta indagatoria se presentará en los próximos días y será entonces cuando se sepa de qué manera impactará este asunto en particular en las sanciones y en en el tope de gastos de campaña de los candidatos.
Por unanimidad de votos los consejeros, quienes reconocieron que hubo errores y omisiones de la Unidad Técnica de Fiscalización, acordaron abrir un procedimiento oficioso para hacer un cotejo de la información presente en las bases de datos del Instituto y la información presentada por los partidos para saber si éstos realizaron o no pagos a sus representantes y si los reportaron adecuadamente.
El representante del PAN, Francisco Gárate, advirtió que esto podría abrir la puerta a que los partidos hagan trampa, pues, como Grupo REFORMA documentó, la semana pasada el PRI en Coahuila convocó a sus representantes de casilla a que presentaran firmas de que no recibieron pagos.
Al respecto, el representante del PRI, Jorge Carlos Ramírez Marín, negó lo anterior y señaló que su partido presentó toda la documentación sobre este asunto en tiempo y forma.
El consejero Ciro Murayama aseveró que en este procedimiento el INE hará un cotejo escrupuloso y pondrá sanciones si detecta que los partidos intentan engañar a la autoridad electoral.
Durante la sesión, partidos y consejeros señalaron que la labor de fiscalización en este tema de los representantes de casilla fue deficiente y abre la puerta a que el Tribunal Electoral federal la revoque.
“De aquí para adelante esto no puede volver a ocurrir”, sentenció Lorenzo Córdova, consejero presidente.
En Coahuila, originalmente el INE le adjudicaba al priista Miguel Riquelme 3.4 millones de pesos en pago de representantes de casilla y al panista Guillermo Anaya, 2.9 millones.
Aunque por el momento no se contabilizará este tema hasta que no terminen las indagatorias del INE, tanto el PRI como el PAN aún rebasan en más del 5 por ciento el tope de gastos.
Con el tema de los representantes de casilla pendiente, Riquelme tendría un gasto de 21.8 millones y Anaya de 21.4 millones, mientras que el tope es de 19.2 millones de pesos.