Los súper papás sí existen y son aquéllos que en los primeros tres años de vida les aseguran a sus hijos protección, estimulación y nutrición, afirma Claudia González Romo, directora global de Abogacía Pública de Unicef.
Los papás deben saber que estos primeros años son los más importantes para el desarrollo cerebral de los niños y que la buena crianza y estimulación facilita que el cerebro de los niños acelere sus conexiones neuronales y siente las bases para su éxito en el futuro.
«Es en este periodo donde el cerebro hace de setecientas a mil asociaciones por segundo.
«Para ser un buen padre sólo se necesitan tres cosas: querer, jugar y alimentar. No se pierdan en lo demás que no es importante. En los primeros tres años, lee con tu bebé, canta con tu bebé, juega con tu bebé todos los días y vigila que no esté en un hogar donde haya violencia», añade en entrevista.
De acuerdo con Unicef, el 43 por ciento de los menores de cinco años a nivel mundial, no reciben estimulación temprana.
Los padres siempre quieren lo mejor para sus hijos, pero seguramente no saben que los ingredientes principales que necesitan para sentar las bases del éxito de los niños se reducen al amor, a las horas de juego, a la protección y a una buena alimentación, insiste.
Unicef lanzó este mes la iniciativa «Súper papás», en el marco del Día del Padre, a través de la cual invita a las familias a publicar fotos y videos sobre lo que creen que se necesita para ser un súper padre.
Con las etiquetas #Superpapás y #LaPrimeraInfanciaImporta comparte las imágenes en las cuentas de Facebook, Instagram y Twitter.
Unicef seleccionará las fotos y los videos más emocionantes, divertidos o creativos para utilizarlos en sus canales digitales.