La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) dio a México un año para evitar la declaratoria del Golfo de California como “Patrimonio Mundial en Peligro”.

Durante la 41 reunión del Comité del Patrimonio Mundial, 18 de 21 miembros votaron para que el País tenga ese plazo para salvar a la vaquita marina, que se encuentra en peligro de extinción.

Ese tiempo se otorgó gracias a la veda pesquera permanente declarada en el sitio la semana pasada.

Las acciones del Estado mexicano a favor de la vaquita marina serán vigiladas por la UNESCO y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

El titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Rafael Pacchiano, acudió a Polonia para exponer ante el Comité las acciones de protección a esa especie y evitar la declaratoria, que obligaría a México a invertir recursos para la protección del sitio.

La decisión fue criticada por instituciones extranjeras como el Centro por la Diversidad Biológica, ya que el País aún no prohíbe el uso, venta y manufactura de redes de enmalle, donde las vaquitas quedan atrapadas por accidente.

Además, señaló, el Gobierno tampoco asegura la aplicación de la ley sobre quienes violan la veda pesquera y sueltan redes para atrapar totoaba, pez con alto valor en el mercado asiático, y cuya pesca ha tenido como efecto colateral la muerte de múltiples ejemplares de vaquita marina.

“Estamos decepcionados de que el Comité decidiera posponer su decisión (…). Tomando en cuenta la horrible situación que enfrenta la vaquita, dicho retraso podría significar la pérdida de esta especie única”, expresó DJ Schubert, biólogo del Animal Welfare Institute.