Benito Jiménez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) otorgó en 2020 contratos por 199 millones de pesos a empresas que tenían menos de un año de existencia.
En su Índice de Riesgos de Corrupción, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) encontró que incluso algunas de esas empresas sólo han recibido contratos de la dependencia federal desde que fueron creadas.
«El mayor riesgo encontrado para Sedena es la contratación de empresas de reciente creación», señala el organismo en el estudio en el que advierte que la Defensa Nacional aumentó en 64 por ciento en número de contratos otorgados sin concurso de por medio durante 2020.
Por ejemplo, Soluciones Integrales en Gestión de Riesgo de Desastres, que fue constituida el 19 de diciembre de 2018, es una de las cinco principales proveedoras de la Sedena en el actual sexenio y recibió uno de los dos contratos más cuantiosos de 2020.
El 30 de marzo de 2020 la Sedena le adjudicó directamente mil 168 millones de pesos por la adquisición de ventiladores mecánicos para atender la emergencia por la pandemia de Covid-19.
«Este es el único contrato que la empresa ha recibido por parte del Gobierno federal, de acuerdo con los registros de Compranet. Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad documentó que la empresa es propiedad de el exsenador priista José María Tapia Franco».
Otro ejemplo es Losequi, S.A. de C.V. que recibió una adjudicación directa por 10 millones 400 mil pesos para la adquisición de equipo de protección (overoles). La empresa sólo tenía 93 días de haber sido constituida.
La empresa fue creada el 29 de enero de 2020 y recibió más de 26 millones de pesos por parte de la Sedena durante su primer año de existencia.
Otro caso similar es el de la empresa Bohol Comercio Internacional, la cual recibió un contrato en octubre de 2020 por 60 millones de pesos de la Sedena para la adquisición de monitores de signos vitales y otro por un millón de pesos para la compra de overoles desechables, ambos durante su primer año de existencia.
Esta misma empresa fue contratada dos meses antes por el Centro Cultural Teopanzolco de Morelos para la adquisición de cámaras, cables y laptops para la transmisión en vivo de eventos y también por el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA) para la adquisición de material de construcción y material eléctrico.
Asimismo, Distribuidora Yovic, empresa constituida el 30 de junio de 2020, recibió 10 contratos por un total de un millón 900 mil pesos por parte de la Sedena el mismo año.
Esta empresa fue invitada a participar en una invitación restringida para la adquisición de refacciones para maquinaria pesada el 21 de julio, 22 días después de su constitución.
Sin embargo, en la dirección fiscal que registró no hay empresa alguna, sino un domicilio particular.
Angar Azcapotzalco (de Grupo Andrade) es la empresa que ha obtenido el contrato más cuantioso de la Sedena, además de que el 92 por ciento del monto que le fue asignado en 2020 corresponde a adjudicaciones directas, 7 por ciento a invitaciones restringidas y solo 1 por ciento a licitaciones públicas.
El 30 de octubre de 2019 la Sedena le adjudicó directamente la compra de 2 mil 200 pick ups por un total de mil 213 millones de pesos, se indicó.
A pesar de que más de 23 proveedores presentaron una cotización para proveer la marca de camionetas seleccionada, la Sedena justificó la adjudicación directa bajo la fracción VIII del artículo 41 de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público, en donde se permite el procedimiento en razones justificadas para la adquisición de bienes de marca determinada.