A dos meses de la reforma al Artículo 75 A del Código Penal del Estado, ya suman ciento treinta los delincuentes frecuentes que han sido retirados de las calles y permanecen en prisión preventiva.
Así lo informó el secretario de Seguridad Pública del Estado, Porfirio Javier Mendoza Sánchez, al asegurar que en el lapso sí hay signos de disminución del delito en diversas modalidades, de acuerdo a las cifras mensuales que arrojan las denuncias.
En entrevista, el funcionario detalló que de los 130 detenidos al momento, el 85% de ellos son rateros en diversas modalidades, en tanto que el resto incurren en daños, lesiones y otro tipo de conductas antisociales que afectaban la vida cotidiana de sus comunidades.
Consideró que se trata de un resultado contundente en un corto plazo y que en los próximos meses seguirá dando frutos y reduciendo las cifras de hechos que alteran y generan incertidumbre en la vida de colonias y comunidades de bien, donde los delincuentes creen que pueden marcar territorio.
En ese contexto, Mendoza Sánchez refirió que a nivel estatal, el blindaje en las fronteras del estado continúa con firmeza y coordinación de corporaciones para evitar la infiltración de delincuentes foráneos.
Reconoció que siguen las quejas en las puertas de acceso al estado, especialmente en la sur, no obstante, la molestia por el tráfico es un detalle que debe superarse cuando la razón es el cuidado y la seguridad en Aguascalientes.
“Ese es el interés superior y es la línea que va a prevalecer, complementado con el fortalecimiento de los trabajos de inteligencia que permitan prevenir hechos que afecten la tranquilidad en la entidad”.
Finalmente, aseguró al respecto que no hay hasta el momento indicio alguno que advierta de la presencia de gente ajena en Aguascalientes que pueda generar zozobra o hechos que afecten a la población.