Staff
Agencia Reforma

BRUSELAS, Bélgica.- El regulador de medicamentos de la Unión Europea (UE) respaldo ayer la seguridad de la vacuna contra el Covid-19 de AstraZeneca y la Universidad de Oxford, después de informes de coágulos de sangre en algunos receptores del fármaco.
Insistió en que “no hay indicios” de que la sustancia cause tal problema.
La Agencia Europea de Medicamentos instó a los Gobiernos a no detener el uso de la vacuna en un momento en que la pandemia todavía se cobra miles de vidas cada día.
Existe una preocupación creciente de que incluso las suspensiones breves puedan tener efectos desastrosos en la confianza en las campañas de inmunización.
“Aún estamos firmemente convencidos de que los beneficios de la vacuna de AstraZeneca en la prevención de Covid-19 con su riesgo asociado de hospitalización y muerte superan el riesgo de efectos secundarios”, dijo la directora de la agencia, Emer Cooke.
Varios países, mayormente en Europa, como España, Alemania, Francia e Italia, han adoptado una visión diferente y han bloqueado las dosis de la empresa anglo-sueca, a la espera de los resultados de una revisión de la Agencia Europea de Medicamentos, prometida para mañana.
Suecia fue el último en suspender las inyecciones con AstraZeneca ayer.
Las autoridades sanitarias de Italia y Francia indicaron que reanudarán el uso del fármaco si el jueves el regulador de la UE mantiene su recomendación positiva.
En Canadá, el Gobierno avaló ayer la vacuna para mayores de 65 años, ya que no hallaron pruebas de que tenga un efecto negativo a quienes se les ha aplicado. La sustancia solo estaba autorizada para personas de entre 18 y 64 años.