Víctor Fuentes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La Corte propinó el primer revés a la nueva Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos que impulsó el actual Gobierno para que ningún servidor público gane más que el Presidente de la República.
Por tres votos contra dos, la Primera Sala de la Corte autorizó al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) seguir pagando salarios superiores al del Presidente, hasta que se resuelvan en definitiva las controversias contra esa ley vigente desde el 20 de mayo de 2021.
El Ministro Fernando Franco había negado el 7 de julio pasado la suspensión al IFT.
Esto lo dejaba en riesgo de tener que sujetarse, a partir de 2022, a salarios inferiores a los 1.7 millones de pesos anuales netos que gana el Presidente.
El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el Instituto Nacional Electoral (INE), el Banco de México y la la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) también han promovido controversias contra la nueva ley, pues buscan mantener los salarios de 2018, es decir, sin el recorte de casi 50 por ciento que el Presidente Andrés Manuel López Obrador aplicó a su salario en 2019.
La Corte resolvió que en tanto se resuelven las controversias, los salarios del IFT se regirán conforme lo establece la Constitución, la cual garantiza su autonomía presupuestal y permiten que funcionarios altamente especializados ganen hasta 50 por ciento más que el Presidente.
Los Ministros Jorge Pardo, Norma Piña y Alfredo Gutiérrez votaron a favor, con voto en contra de Juan Luis González Alcántara y Margarita Ríos-Farjat.
La Corte puede tardar más de un año para resolver sobre la Constitucionalidad de la nueva Ley de Remuneraciones, periodo durante el cual el IFT y otros órganos que ganen suspensiones similares, podrán pagar salarios más altos.
Hoy, la Sala revisará un recurso similar del Inegi, y probablemente también le conceda la suspensión.