La justicia federal otorgó el amparo indirecto solicitado por organizaciones civiles para que el Pin Parental no se aplique en Aguascalientes, pretendiendo con ello, como apelaron en su momento, proteger los derechos a la educación y no discriminación de niñas, niños y adolescentes.

La suspensión de referencia obliga a las autoridades educativas a abstenerse de informar a madres, padres y tutores, las fechas en las que se impartirán contenidos y actividades que versen sobre moralidad, sexualidad y valores, así como de obtener su consentimiento.

De acuerdo a información hecha llegar por diversas organizaciones civiles, el haber obtenido el amparo de la justicia federal permitirá proteger los derechos de los menores, en tanto se resuelve el juicio ante la demanda de anular esa aprobación hecha por los diputados locales hace unos meses, al reformar la Ley de Educación del Estado en junio pasado. Además, con amparo, no será necesario que los maestros den aviso previo y menos tener el consentimiento para impartir ese conocimiento.

 

INCONSTITUCIONAL. Mientras tanto, se está en espera del dictamen que emita la Suprema Corte de Justicia de la Nación en torno a las acciones de inconstitucionalidad que fueron presentadas también por la Comisión Nacional de Derechos Humanos, la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Aguascalientes y 10 diputados locales.

De acuerdo a la información vertida, fue el 1º de septiembre cuando un juez federal ordenó la suspensión definitiva del Pin Parental, por considerar que puede violar el derecho a la educación y no discriminación, no obstante el dato fue entregado el jueves pasado a las agrupaciones de Aguascalientes que impugnaron y buscaron el amparo.

¿QUÉ ES EL PIN PARENTAL?

El Pin Parental es un candado que se otorga a madres, padres o tutores para impedir el acceso de sus hijas e hijos a contenidos y actividades escolares que tengan relación con la sexualidad y moralidad.