Claudia Guerrero y Víctor Fuentes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) entregará al Ejército el control de 34 hospitales para atender la contingencia por Covid-19.
Los militares ya supervisaron las condiciones de 16 hospitales que estaban sin operar o por concluirse para evaluar los servicios de agua, luz, telefonía y red de gases medicinales.
Buscan que cada unidad tenga al menos espacio para 30 camas de terapia intensiva y 20 para hospitalización.
El titular de la Sedena, Luis Cresencio Sandoval, informó que a esos 16 hospitales, se sumarán otros 18, cuya revisión se inició ayer.
En el marco del Plan DN-III-E, la Secretaría de la Defensa Nacional pondrá a disposición de los pacientes más de 3 mil camas, distribuidas en 111 instalaciones, 13 hospitales militares, 31 zonas operativas acondicionadas y en los 34 hospitales del Insabi.
La Sedena también aceleró la compra de equipo y ayer cerró la fecha para recibir cotizaciones de cubrebocas, batas quirúrgicas, gel antiséptico, sondas para aspiración y dispositivos para intubar, muchos de los cuales presentan escasez por la gran demanda a nivel mundial.
Las delegaciones regionales del IMSS han intentado, desde hace casi dos semanas, comprar por adjudicación directa cientos de miles de cubrebocas, máscaras N95, batas, gorros, botas, gafas protectoras y gel antiséptico y antibacterial, entre muchos otros productos, pero han fracasado en la mayoría de los casos.
Por otro lado, la dependencia castrense informó que ya cerró contratos para la compra de mil 330 ventiladores.