En la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, el ecologista Gerardo Ortega de León destacó la defensa de dos bosques urbanos; es el caso de Bosque de Cobos y de La Pona. En ello, la intervención de los ambientalistas ha permitido que ambos se queden como reservas naturales y se hayan cancelado proyectos habitacionales.

“Estos hechos no se habían registrado en el estado de Aguascalientes y es tiempo de celebrarlo y estar atentos siempre de preservar las zonas de reserva y recarga del acuífero, así como los pulmones naturales para una mancha urbana”, enfatizó.

Detalló que en el Bosque de Cobos se canceló el proyecto que era financiado por un banco para construir un fraccionamiento de 124 hectáreas y en consecuencia se salvaron 11 mil árboles adultos, y esto es un logro de todos los ecologistas que lucharon inclusive con amparos jurídicos.

En el caso de la reserva de La Pona, apuntó que los dueños pretendían fraccionar alrededor de 20 hectáreas, tras un acuerdo con el gobierno municipal de donar supuestamente 11.4 hectáreas. Esto hasta ahora no se concretó y el proyecto ha quedado cancelado, por lo que el Ayuntamiento capital no recibirá esos terrenos.

Sin embargo, tampoco se podrán talar siete mil mezquites en la tierra que se pretendía urbanizar, comentó. “Y es que por ser una zona de recarga del acuífero, la reserva de La Pona quedó con su mismo uso de suelo para ese fin por parte de la Semarnat y no hay posibilidades de que eso cambie”, concluyó.