La dexametasona es la medicina que da esperanza a pacientes con COVID-19, sin embargo, no es una vacuna, sino un esteroide que debe ser prescrito únicamente por los médicos, ante los efectos adversos que éste puede provocar en el organismo, aclaró el ex presidente del Colegio de Medicina Interna de Aguascalientes e infectólogo, Francisco Márquez Díaz.

Tras los recientes hallazgos de investigadores de la Universidad de Oxford en el Reino Unido sobre la efectividad de dicho medicamento en pacientes con coronavirus, el especialista comentó que el personal de salud en México y en Aguascalientes que ve a pacientes con COVID, lo tendrá que analizar y escoger a los pacientes a quienes sí hay que ofrecérselos y aquellos que no, sólo darles seguramente un manejo sintomático. “Si está sucediendo que funciona para contener la respuesta de inflamación pulmonar, perfecto, si eso es así, los médicos lo indicaremos en los pacientes que tengan ese riesgo”.

Sin embargo, aclaró que de ninguna manera la dexametasona es una vacuna y que el empleo de dicho medicamento a libre demanda puede provocar complicaciones importantes en el organismo, ya que en los diabéticos sube la glucosa, en los hipertensos aumenta la presión, puede generar osteoporosis por el uso prolongado; propicia además la presencia de otras infecciones en pacientes que tengan riesgo de infecciones urinarias e incluso en quienes tengan divertículos, se pueden despertar otro tipo de problemas, mientras que en los jóvenes si se aplican derivados de la cortisona les puede salir acné.

Afirmó que hay personas que si emplean esteroides, pueden desarrollar insuficiencia suprarrenal, lo cual tiene que ver con la fabricación de sustancias hormonales derivadas de los esteroides de la cortisona, por lo que el utilizar derivados de la dicha sustancia, en algunos seres humanos puede ser una situación de mucho riesgo en su organismo. “Aunque es un medicamento barato y de fácil acceso al público, no es una vacuna de que si lo tomo no me va a dar COVID, definitivamente sólo debe emplearse bajo prescripción de un médico”.