Diana Gante
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La Comisión Federal de Electricidad (CFE) adjudicó al fundador de Empresarios por la 4T, Javier Garza Calderón, un contrato por más de 358 millones de pesos.
El contrato se adjudicó en dólares y sin licitación de por medio a Sistemas de Energía Internacional (Seisa) para la modernización de las hidroeléctricas Minas y Encanto.
Seisa es una empresa de Grupo Gentor, del cual es parte Garza Calderón, quien fundó Empresarios por la 4T que busca respaldar los proyectos del Gobierno de la denominada Cuarta Transformación.
Para la hidroeléctrica Minas, el monto considerado es de 10 millones 854 mil dólares y para el proyecto de Encanto, es de 7 millones 133 mil dólares.
En procedimiento de adjudicación directa fue publicado en el micrositio de la CFE el pasado 1 de septiembre y el fallo fue declarado el pasado martes 13.
Voith Hydro tendrá una participación conjunta en el proyecto de repotenciación y modernización que lleva la subsidiaria de CFE Generación lV.
El sitio de Empresarios por la 4T se presenta como una asociación que además de coincidir con los objetivos de la Cuarta Transformación, busca impulsar a las Mipymes.
«Una asociación civil que surge bajo la iniciativa y auspicio del Lic. José Javier Garza Calderón, como respuesta a 36 años de corrupción e impunidad. E4T tiene como visión ser la Asociación Empresarial más grande y de mayor representación del país en favor de la Cuarta Transformación de México en apoyo al Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador (…) Coadyuvar a la verdadera transformación a través del apoyo genuino a las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas de todo México, y connacionales en el extranjero», señala.
Ana Lilia Moreno, coordinadora del Programa de Competencia y Regulación de México Evalúa, dijo que esa asociación de empresarios sí promueve a las Pymes en las cadenas de suministro de la industria siempre y cuando estén alineadas con el poder político.
«Si no están alineadas con la ideología y con la agenda del Presidente López Obrador, entonces quedan excluidas; es como generar una nueva élite de empresarios conectados al Poder, pero que no deja de ser una falsa acción por las Mipymes, porque está condicionada más a cuestiones políticas que a mérito técnico o económico.
«Para ser una adjudicación directa, para estar beneficiado de las compras o proyectos públicos en coparticipación con el sector privado, pues hay que estar conectado de una manera política, que no permite la crítica e incluso la optimización de costos, no sabemos si ese costo de 17 millones sean la mejor oferta para hacer rendir bien el dinero público, cuestión que está consagrada en la Constitución», apuntó.