MONTERREY, NL.- Luis Miguel, a sus 54 años, está disfrutando de una etapa personal muy satisfactoria, influenciada positivamente por su relación con la diseñadora española Paloma Cuevas. Esta relación ha sido clave para realzar su humanidad y estabilidad emocional, según comentó el empresario y actor Toño Mauri, amigo de larga data del cantante.
“Creo que la relación con Paloma le ha ayudado muchísimo, sobre todo en el aspecto familiar, el aspecto humano”, afirmó Mauri, quien recientemente asistió al concierto de Luis Miguel en Miami el pasado 8 de junio. A pesar de la ausencia de Paloma en el evento, Mauri notó un cambio significativo en Luis Miguel, tanto en su comportamiento personal como en su energía durante el concierto.
“Se nota la diferencia tanto en la persona de él como en la parte familiar y la actitud en el concierto fue muy buena con la gente. Lo veías contento y muy animado”, agregó. En el concierto, Mauri también tuvo la oportunidad de saludar a Michelle Salas, hija de Luis Miguel, y a su yerno, Danilo Díaz Granados. Compartió que Michelle, quien está embarazada, estaba feliz y acompañada por su esposo y amigos.
Aunque Mauri no pudo saludar a Luis Miguel después del concierto, subrayó el impacto positivo de la relación de Luis Miguel con Paloma Cuevas en su vida, destacando la importancia de la estabilidad personal en el bienestar general. (Lorena Corpus/Agencia Reforma)