Por FRANCISCO VARGAS M.

Interesante resultó la Novillada sin Picadores celebrada este domingo 24 de octubre en el Cortijo Las Fuentes, ya que fuimos testigos de ese proceso de aprendizaje y evolución de jóvenes novilleros aspirantes con caballos, festejo en el cual se alzó como triunfador Currito de Ojuelos, quien cortó dos orejas para salir en hombros, mientras que Daniel Mejía “El Tuquillo” se llevó un apéndice.
Realizado el multicolor paseíllo, se solicitó un minuto de aplausos como homenaje póstumo a Eduardo Romero “El Gorupo”, quien, seguramente, desde el reino celestial, disfrutó de la calurosa y cariñosa ovación.
Con clima agradable y una estupenda entrada, se jugaron cinco novillos de la ganadería de Puerta Grande, de buen juego, mismos que no presentaron complicaciones como tampoco el de la dehesa zacatecana de San Antonio de Triana; astados que llevaron nombres alusivos en recuerdo a Eduardo Romero.

DANIEL MEJÍA “EL TUQUILLO” (Verde Manzana y Oro)
Con el abreplaza “Lalo Romero”, lanceó a la verónica abriendo compás, revolera y brionesa. Con muleta, inició con dos tandas por el derecho, otra por alto y desdén, viéndose un tanto apresurado en sus procedimientos. Continuó por el izquierdo, lado por el cual logró sus mejores momentos, donde, en todo momento, mostró disposición como entrega, ante un bravo y estupendo novillo que embistió con gran clase y recorrido, concluyendo con manoletinas. De estocada trasera y caída pasaportó al novillo, recibiendo una oreja y palmas al novillo en el arrastre.

JUAN MANUEL IBARRA (Canelay Azabache)
Se enfrentó a “Gorupo”, que recibió con verónicas y gaoneras. Muleta en mano con pases cambiados por la espalda en el centro del ruedo, comenzó su trasteo, viniendo series por el derecho de buen trazo, sin acomodarse del todo por el izquierdo, por lo que continuó con diestra mano, finalizando por alto. Se puso pesado con el acero, por lo que escuchó dos avisos y palmas, mismas que fueron para el astado.

ALESSENDRO DE LORENA (Perla y Blanco)
A “Amigo”, lo recibió con dos largas cambiadas cerrado y verónicas, jugando los brazos, continuando con ajustadas gaoneras. Cubrió con mucha voluntad el segundo tercio, mientras que, con muleta, una vez que trazó pases por alto rodillas en tierra, sufriendo un susto, logró series por el izquierdo sacando buenos pases uno a uno a un novillo que también se dejó. Intentó por el derecho estando aceptable y más por naturales. También estuvo errático con la espada, por lo que escuchó un aviso y ovación que agradeció en el tercio.

GERARDO GONZÁLEZ “WICHO” (Catafalco y Azabache)
“Romero” fue el cuarto de la tarde con el que estuvo variado con capa lanceadoa la verónica, chicuelinas rematando, soltando una punta del capote, siguiendo con navarras, tafalleras, chicuelina y media; haciendo un oportuno quite César Ruiz. En lo que toca con sarga, una vez que inició por bajo, ante un novillo picoso y complicado que arreaba y pegaba fuertes embestidas con fuerza, hizo una labor prácticamente de aliño, misma que le dejó sin duda mucho aprendizaje al chaval, quien mostró mente clara. Pinchazos y estocada tendida para aviso y merecidas palmas.

SERGIO PARADES (Blanco y Oro)
Le correspondió “Moso”, de San Antonio de Triana, mismo que, con gran afición y entrega, lo recibió con una larga invertida, veleta, verónicas abriendo compás sufriendo un susto al rematar, siguiendo con ajustadas gaoneras y revolera. Por alto fue la manera de comenzar con muleta, prosiguiendo con un trasteo donde en todo momento estuvo con empeño y esfuerzo sacando pases que fueron del agrado del respetable, siendo los mejores de ellos los trazados por el izquierdo, intercalando molinetes ligados. Pinchazo y estocada trasera, varios golpes, un aviso y calurosas palmas.

CURRITO DE OJUELOS (Verde Esperanza y Oro)
Lo mejor vino con “Novillero”, mismo que fue el cierrafestejo, desde que se abrió con capa, dejó ver sus buenas maneras al lograr dos largas cambiadas rodillas en tierra, verónicas abriendo compás y gaoneras. Pidió banderillas para cubrir el tercio con efectividad. De hinojos rodillas en tierra por alto fue la manera de iniciar su lucida y estupenda faena, donde logró series por ambos lados con pases de temple y profundidad, toreando también rodillas en tierra por el pitón derecho y más naturales de gran trazo. De estocada delantera un tanto caída concluyó para petición de las dos orejas, que le fueron concedidas por parte del juez Carlos Montes.

Al final, el joven Currito de Ojuelos salió en hombros, llegando a su fin este agradable festejo. (pacovargas_@hotmail.com)

 

¡Participa con tu opinión!