Cuotas ‘voluntarias’ son obligación moral, no legal

Con el compromiso gubernamental de mantener el Programa de Apoyo a la Gestión Escolar (Proage) que aporta por ciclo escolar la cantidad de 50 millones de pesos hacia las escuelas públicas, el director del IEA, Raúl Silva Perezchica evaluó que las aportaciones voluntarias de los padres de familia a sus mesas directivas se han convertido en obligaciones morales, no legales.

Además, el Instituto de Educación de Aguascalientes ha logrado detener y ha sancionado a los directores de escuelas que pretenden manipular, controlar e influenciar el manejo de las cuotas voluntarias de las mesas directivas de padres de familias que operan en cada plantel educativo.

A lo largo de los tres últimos años ha habido confusiones entorno al Proage porque desde un principio el gobernador aclaró que no se trataba de eliminar las aportaciones voluntarias, porque éstas se encuentran autorizadas por la ley y nadie puede prohibirlas, el padre de familia es quien decide si colabora o no con la escuela.

Sin embargo, las organizaciones sociales integradas por seres humanos no comprendieron el mecanismo del Proage en su primer año y cobraron las cuotas las mesas directivas de 200 pesos por estudiante, donde el gobierno les dijo que debían regresarlos cuando se les depositara el recurso público. Muchos planteles no lo devolvieron y se los gastaron.

En el segundo año, las cuotas debieron ser más bajas, porque se entiende que los 50 millones de pesos aportados por el Gobierno del Estado cubren el 75 por ciento de los dineros que se recibían por este concepto en las escuelas en los años anteriores.

Hoy en día, las aportaciones de padres de familia siguen pidiéndose en las escuelas, lo cual tiene un beneficio y un perjuicio, porque los papas se ven obligados moralmente, no legalmente a aportar, ya que ven que el vecino y el otro vecino lo hacen, ya que la ley permite que lo hagan o no.

Al mismo tiempo, el dinero del Proage más las aportaciones de los padres a las mesas directivas genera más recursos para atender las necesidades de las escuelas de sus hijos.

En el año 2018 hubo problemas severos en dos secundarias, una técnica y una general, las cuales ya fueron sancionadas, para que las direcciones no entraran a manipular los procesos de aportación voluntaria a las mesas directivas en el proceso que sucedió en el mes de septiembre de 2019.