La presidenta de la AEPF, Viridiana Amaya Guerrero reiteró ayer que los padres de familia no tienen la obligación de pagar aportaciones voluntarias y mucho menos que les condicionen las inscripciones, libros, uniformes y documentos de sus hijos; aquellos que lo hagan deben ser denunciados ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

Aseveró que los derechos humanos a la educación de las niñas, niños y adolescentes en ningún momento deben ser violentados. Si bien, reconoció que el artículo 6° párrafo III del reglamento de asociaciones de padres de familia contempla reunir fondos con aportaciones voluntarias de sus miembros para los fines propios de las mesas directivas de sus escuelas.

Lo lamentable, dijo, es el desconocimiento de muchos papás y mamás, donde algunos directores en contubernio con integrantes de mesas directivas de las asociaciones de padres de familia de las mismas escuelas se aprovechan para condicionar las inscripciones o cualquier otro aspecto para allegarse de los recursos y ejercerlos en situaciones ajenas a la institución educativa.

Aseveró que estos lineamientos provienen desde la Asociación Nacional de Padres de Familia, porque es tiempo de informar a las mamás y a los papás para frenar todos esos actos deshonestos que ocurren todavía en una diversidad de mesas directivas de los planteles educativos y es tiempo de cortar esa corrupción y abusos.

La presidenta de la Asociación Estatal de Padres de Familia recalcó a su vez que los papás tampoco deben ofrecer el pago de las cuotas voluntarias a cambio de acceder a una institución educativa de su preferencia, en ningún lugar existe una disposición legal que condicione el pago de una inscripción para acceder a una escuela pública.

Si alguien cobra está violando una garantía constitucional y un derecho humano a la educación, plasmado en el artículo tercero constitucional, concluyó la presidenta de la AEPF.