Nicolás «N» fue hallado culpable del delito de violación equiparada en agravio de una menor de edad con quien compartía lazos consanguíneos, por lo que el Tribunal Unitario de Enjuiciamiento le impuso una pena de 35 años de prisión. La madre de la menor, quien en el momento de los hechos tenía 11 años, decidió romper el silencio y contactó a la autoridad ministerial para denunciar el abuso cometido en agosto de 2020.
Las investigaciones realizadas por el Ministerio Público determinaron que la conducta delictiva ocurrió en un domicilio en el oriente de la ciudad capital, donde el sujeto agredió sexualmente a la menor en diversas ocasiones entre septiembre y noviembre del mismo año.
La resolución judicial también incluyó el pago de una multa económica y ordenó que, a través del Centro de Justicia para Mujeres, se brinde acompañamiento a la víctima y su familia en la restitución de los agravios sufridos.