Ya fue sentenciado a 11 años de prisión uno de los sicarios que participó en la ejecución de un presunto distribuidor de drogas, en hechos ocurridos la noche del pasado 17 de octubre del año 2019.
Se trata de quien fue identificado como Edgar Rosalío, de 23 años, quien actualmente se encuentra recluido en el Cereso para Varones “Aguascalientes”.
Fue a través de las pruebas aportadas por la Fiscalía General del Estado por medio del agente del Ministerio Público adscrito a la Dirección de Litigación Oral, un Juez de Control y Juicio Oral y Penal del Primer Partido Judicial con sede en Aguascalientes, que se dictó sentencia de 11 años por el delito de homicidio doloso calificado con premeditación y ventaja, cometido en agravio de quien fue identificado como José Luis.
Cabe destacar que para que se dictara esta sentencia, Edgar Rosalío se acogió a una audiencia de procedimiento abreviado, en la cual se declaró culpable de participar en el homicidio.
De acuerdo a las investigaciones realizadas por agentes del Grupo Homicidios de la PME, el pasado día 17 de octubre del 2019, siendo las 20:30 horas, dos sicarios que eran acompañados por una mujer, arribaron al domicilio de José Luis, ubicado en la calle Antonio Ruiz Esparza Alonso, en el fraccionamiento VNSA Sector “Guadalupe”.
Luego de ingresar violentamente, encontraron a José Luis sentado en un sillón y lo ejecutaron de dos balazos en el cráneo y el rostro.
A pesar de que policías preventivos de Aguascalientes del Destacamento “Terán Norte” implementaron un operativo, no se logró dar con el paradero de los agresores. Cabe destacar que meses después, Edgar Rosalío fue detenido por los agentes del Grupo de Mandamientos Judiciales de la PME, en cumplimiento a una orden de aprehensión por la ejecución de una mujer identificada como Clara Edith, de 39 años, en hechos registrados el 11 de octubre del año 2019, en el fraccionamiento Valle de los Cáctus.
Además de la sentencia de 11 años, este individuo fue condenado al pago de 513 mil 400 pesos, por concepto de reparación del daño mientras que la indemnización por daño moral y el pago de los gastos funerarios, serán cuantificados durante la etapa de ejecución de sentencia.