Durante 2022, la Coordinación General de Salud del Municipio capital confiscó 1 mil 481 toneladas de carne que llegó en mal estado al Rastro Municipal. Así lo informó Dulce Andrade Lovera, titular de la dependencia, quien explicó que en la mayoría de las ocasiones esta restricción se dio porque el ganado llegaba caído, situación que genera que su carne no sea apta para el consumo humano.

La funcionaria detalló que el producto que se requisa diariamente debe desmembrarse y encalarse, para finalmente ser depositado en un área designada dentro del Relleno Sanitario de San Nicolás. Del producto de desecho, también se extrae el cárcamo, para ser donado a ladrilleras.

Por otro lado, Andrade Lovera resaltó que este año el Gobierno Municipal tuvo como prioridad avanzar en la rehabilitación del rastro, por lo que después de 25 años se realizaron trabajos de remodelación en los baños de las instalaciones que tienen más de 30 años de antigüedad. También se realizaron mejoras en el área de los porcinos.

La coordinadora expresó que con estas mejoras el edificio garantiza el sacrificio humanitario del ganado que llega. Asimismo, durante este año se extremaron cuidados en la revisión de las guías, a fin de evitar el ingreso de ganado robado.

ORIGEN SEGURO. Dulce Andrade Lovera señaló que su dependencia se encuentra trabajando de manera coordinada con la Fiscalía General del Estado, para garantizar la procedencia de la carne. En ese tenor, comentó que, durante el año, sólo se registró el robo de una canal de ganado.

El Rastro Municipal cuenta con instalaciones destinadas al sacrificio de animales que posteriormente serán consumidos por la población, su principal objetivo es evitar la matanza clandestina y la especulación del producto.