Pedro Sánchez
Agencia Reforma

CIUDAD JUÁREZ, Chihuahua.- Liliana Moreno, de 21 años, patrulla las zonas conflictivas de esta ciudad fronteriza. La joven, de origen tarahumara, recuerda que desde pequeña quería ser policía; incluso, le dijo a su madre que la vería conduciendo una patrulla. «Me siento orgullosa de ser una policía tarahumara», dice mientras porta una arma corta y una larga. Uno de sus objetivos, refiere, es mejorar las condiciones de su comunidad. «Y ojalá las personas que me estén viendo le echen ganas y que no se rindan por ningún motivo. Cumplan sus sueños», dice.