Claudia Guerrero y Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador justificó los recientes incendios registrados en instalaciones de Pemex, en Veracruz, al asegurar que su Gobierno heredó instalaciones convertidas en “fierros viejos”.

Durante su conferencia matutina, hizo un reconocimiento a los trabajadores petroleros, a los que consideró como elemento clave para sacar adelante a la empresa.

“Hubo de nuevo un (incendio), porque nos dejaron fierros viejos, acabaron con todas las plantas petroquímicas, querían acabar con las refinerías, convertirlas en chatarra. Estamos rehabilitándolas, modernizándolas, pero estamos hablando de abandonos de décadas”, criticó.

“Pues de nuevo otro incendio, en Pajaritos, en el complejo petroquímico. Y ahí los trabajadores de inmediato a cerrar las válvulas y a controlar, y afortunadamente no se tuvieron desgracias. Los trabajadores”.

El pasado martes de registró una explosión en la planta Clorados 3 del Complejo Petroquímico de Pajaritos, en Coatzacoalcos.

La gerencia ordenó la evacuación de los trabajadores y la suspensión de actividades en la planta, mientras los servicios de emergencia de la empresa y del municipio trabajaban en la zona del siniestro.

De manera oficial no se reportaron víctimas ni se dieron a conocer las causas del estallido.
La Comisión Federal de Electricidad (CFE) informó que el siniestro provocó daños en su infraestructura, por lo que casi 10 mil personas de más de 20 colonias se quedaron sin suministro.

En febrero pasado, se reportó un incendio en el turbo generador cinco (TG5) del complejo petroquímico “La Cangrejera”, Veracruz.

La conflagración se suscitó junto a la planta de solventes, por lo que todo el complejo fue desalojado y la producción detenida, de acuerdo con trabajadores de Pemex.