Para aquellos ciudadanos que van a contratar un crédito para hacer frente a la cuesta de enero, la Condusef recomienda fijarse en la institución financiera que lo ofrece para evitar ser víctima de algún tipo de fraude, por lo que es necesario consultar la herramienta del SIPRES para conocer las opciones reguladas y supervisadas por la autoridad.
José Antonio Mejía Lozano, titular de la unidad de atención, aseveró que, muchas veces por la urgencia de contar con efectivo, se corre el riesgo de contratar un crédito muy caro y, en el peor de los casos, adquirir uno con una empresa que no es una institución financiera regulada y supervisada.
Hoy en día, ha cambiado mucho la forma de contratar créditos; por ejemplo: a través de aplicaciones para el teléfono celular inteligente, acudiendo a un cajero automático, visitando una página web o desde la aplicación de la banca móvil.
Por lo anterior, la Condusef informó que las instituciones financieras reguladas y supervisadas, en general, ofrecen sumas de dinero “moderadas” que van de acuerdo a la capacidad de pago, no solicitan ningún tipo de cobro por gestoría antes de aplicar al préstamo y explican las fechas y montos de los abonos.
Todas las instituciones financieras revisan el historial crediticio, esto con la finalidad de conocer la puntualidad de los pagos y cuántos créditos tiene usted vigentes; de esta manera, protegen para que no se corra un riesgo de sobreendeudamiento, en caso de otorgarle un nuevo crédito.
Hay que tener cuidado con los créditos exprés, ya que quienes los ofrecen no solicitan requisitos como comprobar ingresos, ofrecen grandes sumas de dinero, no consultan el historial crediticio, dicen que entregarán el préstamo de forma inmediata, piden por adelantado un pago para la gestoría del crédito y, al final, ni siquiera entregan el monto “prestado”.
Si usted solicita un crédito por medio de una aplicación móvil, tenga cuidado al momento de otorgar los permisos de seguridad, ya que podrán acceder a sus contactos, a la galería multimedia u otro tipo de información “sensible”, la cual es utilizada en su contra en caso de no pago.
Para mayor seguridad, hay que acudir directamente a la sucursal de la institución financiera, lo que reduce considerablemente el riesgo de que sea una empresa fraudulenta.
También hay que verificar que la institución financiera sea confiable, ya que se ha detectado que hay personas que usan información de instituciones financieras conocidas y registradas en la Condusef para cometer fraudes, esto implica que utilizan su imagen y sus logotipos para hacer publicidad, ya sea por volanteo o a través de las redes sociales, a lo que se le conoce como suplantación de identidad de instituciones financieras.

¡Participa con tu opinión!