EL ISSEA exhortó a la población a mantener precauciones ante las picaduras de arañas, especialmente de las conocidas como viuda negra y violinista, las cuales pueden provocar complicaciones graves a la salud. Es de suma importancia llevar a cabo acciones de limpieza en el interior de los hogares, patios y jardines para evitar la presencia de estos arácnidos. Los síntomas de una picadura de araña son ardor, dolor, picazón o enrojecimiento en el lugar, formación de una zona de color azul intenso alrededor de la picadura, aparición de una úlcera o ampolla que se vuelve negra, dolor de cabeza, erupción cutánea, fiebre, náuseas y vómitos. Ante la picadura de una araña, evite la automedicación y acuda de inmediato a la unidad de salud más cercana y, de ser posible, lleve el ejemplar para ser identificado con el fin de poder aplicar al paciente el correcto tratamiento médico.