Las personas mayores de 65 años son más propensas a tener problemas de salud relacionados con los climas calurosos, por lo que es importante que sus familiares y cuidadores aprendan a realizar ciertas medidas para prevenir estos efectos, destacó la geriatra Carolina Bernal López.

La también ex presidenta de la Asociación de Gerontología y Geriatría de Aguascalientes explicó que la razón por la que los adultos mayores son más propensos a sufrir efectos del calor es porque los adultos mayores no se adaptan tan bien como los jóvenes a los cambios repentinos de temperatura. “Sus respuestas normales al calor son diferentes y tienden a tener dificultad para regular su temperatura corporal. También hay que considerar que algunos medicamentos pueden disminuir su capacidad para controlar su temperatura, entonces por eso les causa más efecto dañino estar en un lugar con mucho calor”.

Asimismo, dijo que en esta temporada es muy frecuente el padecimiento del Golpe de Calor, el cual es un trastorno ocasionado por la exposición prolongada a altas temperaturas o a una actividad física en donde se exponen al calor que se caracteriza por una temperatura corporal elevada, una coloración rojiza de la piel, puede haber ausencia de sudoración, nausea, vómito, respiración rápida, pulso rápido, dolor de cabeza y así como alteraciones o confusión mental, por lo que ante tales síntomas se debe acudir inmediatamente a atención médica.

Detalló que las recomendaciones para los adultos mayores son mantenerse en lugares con buena ventilación, que beban mucha más agua y no esperar a tener sed para beber líquidos, porque ante los mismos cambios fisiológicos de la edad, pierden el mecanismo de la sed y se acentúa la deshidratación. El otro es usar ropa suelta, ligera y de color claro. Bañarse para refrescarse y evitar la exposición directa al sol en los horarios en que está más fuerte el calor, entre las 12 del día y las 4 de la tarde.

Enfatizó que si bien ahorita por la pandemia muchos adultos mayores no salen a la calle, en esta temporada sí se puede llegar a presentar la deshidratación, “porque los adultos están en casa, no beben agua y están con más lentitud mental, boca seca y presión baja, son características que pueden presentar los adultos mayores actualmente”.