La osteoporosis es una enfermedad silenciosa que genera dolor y muerte, asociada a la prolongada incapacidad que genera la fractura de huesos, señaló Teresa Guadalupe Medina Macías, directora de Servicios Médicos del DIF Estatal.

La funcionaria estatal comentó que la osteoporosis puede ser causada por una enfermedad o por una deficiencia dietética u hormonal como es el caso de la menopausia, por antecedentes familiares en primer grado tales como padres, hermanos o abuelos, así como por bajo peso, vida sedentaria, tabaquismo, alcohol, consumo de refrescos de cola, alto consumo de proteínas animales, bajo consumo de frutas y verduras, así como ingesta de algunos medicamentos tiroideos, antiácidos, anticonvulsivos y antibióticos como la tetraciclina pueden ocasionar cierto grado de descalcificación de los huesos.

Afirmó que esta enfermedad puede afectar todos los huesos del cuerpo, pero donde es más severo el daño es en la columna, en la cadera y en las muñecas, principalmente y es más frecuente en la mujer que en el hombre en relación de 6 mujeres a un hombre, ello debido al embarazo y a otros factores que no ayudan mucho a tener un buena calcificación, lo cual se acentúa cuando llega la menopausia.

Por lo anterior, dijo que es importante que todas las personas a partir de los 40 años se realicen un estudio denominado Densitometría Ósea, que permite diagnosticar si hay osteoporosis u osteopenia y permite predecir el riesgo de fractura o dar un tratamiento a tiempo. “Este estudio consiste en una utilización de dosis bajas de rayos X para observar un área baja del cuerpo como es la cadera, la mano o el pie en búsqueda de señales de pérdida de minerales o debilitamiento óseo”.

Indicó que de manera preventiva es recomendable realizar ejercicio físico, no fumar, moderar el consumo de sal y consumir un aporte adecuado de calcio y vitamina C, mientras que en los adultos mayores es importante estimularlos a que hagan ejercicio físico, “porque con la edad, la densidad ósea disminuye en un adulto mayor y todas estas medidas preventivas son importantes para evitar una fractura y hasta una discapacidad que puede ser temporal o bien permanente”.

Resaltó que, en el DIF Estatal, de las personas mayores que son atendidas en la Dirección de Servicios Médicos, un 60% tienen cierto daño en los huesos, de ahí que se les apoyan con terapias, tratamientos y talleres de prevención.