Por: Hugo Morales Lozano

Para iniciar una conversación, o incluso esta edición, los memes suelen ser un tema que atrapa a la gente, todos los días nos encontramos con este tipo de contenidos en las redes sociales, sus frases se convierten en nuestras expresiones y ocasionan risas ante una situación o un tema en especial.

En mercadotecnia, ya se habla de “meme marketing” como una rama de la misma, debido a su eficiencia para conectar a las marcas con su público objetivo, y vender de manera fluida. Recuerdo que cuando sucedió el desafortunado conflicto entre Will Smith y Chris Rock en los Oscars, para bien o para mal, actuado o no actuado, la imagen de dicha cachetada se volvió viral, y vi un meme que presentaba a Rock como “el hambre” y a Smith como “2×1 en boneless”, tal vez te reíste al imaginarte eso, sin embargo, habemos pocas personas que nos fijamos en los pequeños detalles, en la esencia, y eso te puede beneficiar o todo lo contrario…

¿A qué me refiero? Pareciera que hay una ley que dicta que aquellas marcas que usan todos los memes habidos (y por haber) tendrán éxito en sus ventas, y no es así, debemos cuidar la imagen comercial y personal, la cachetada de los Oscars representó un acto de violencia, y si eso no te trajo problemas o no le prestaste atención en su momento, muy bien, pero te invito a tener precaución en tus próximas publicaciones, porque estoy seguro de que tus valores suman a la sociedad.

Y antes de seguir quiero declarar que soy un gran fan de los memes, he visto unos muy buenos y hay varios que puedes publicar para tu “content marketing”, pero también soy un promotor de la imagen, y como todo en la vida hay cosas que nos convienen y otras que no… digamos que el día de mañana se pone de moda un meme que se burla de la gente con sobrepeso y un restaurante lo utiliza para llamar la atención, el cuento se cuenta solo y el final no es muy bueno… ¡Usemos el sentido común!

Otros puntos importantes son la informalidad y el impacto en el lenguaje; el primero implica en darte cuenta que un meme puede romper el hielo con tu audiencia, pero al ser un contenido humorístico, la seriedad desaparece, habría que analizar qué imagen quieres transmitir y hasta dónde puedes utilizarlos; lo segundo va relacionado en nuestro día a día y cómo te diriges a tu público objetivo, las frases que salen de los memes ahora se utilizan en las conversaciones cotidianas, y muchas veces no es necesario comunicarse así, antes el mundo respondía como el ratón Jerry con ojos entreabiertos y ahora lo hacen como el perrito triste ante preguntas incómodas… ¿Qué diremos en el 2023?

Sitio web: www.molonetmx.com

Facebook, Instagram y Twitter: @molonetmx

LinkedIn: Hugo Morales Lozano