Charlene Domínguez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Si le ofrecieron dinero o está en la búsqueda de un préstamo o crédito, ¡tenga cuidado!, pues abundan prestamistas falsas que solo buscan con engaños robarle su dinero.
La suplantación de identidad de las instituciones financieras, un delito para defraudar a los usuarios, ya no sólo se limita a bancos o sofomes, sino que se extiende a Instituciones de Tecnología Financiera (Fintechs) y otras plataformas de créditos o préstamos personales por internet.
Por ejemplo, la fintech de financiamiento colectivo prestadero.com, que ya está autorizada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), detectó recientemente a personas que se hicieron pasar por empleados y brokers de créditos de la plataforma, cuando sólo utiliza su página oficial.
No es común ni confiable que una prestamista autorizada, registrada y avalada por las autoridades financieras del País, ofrezcan préstamos o créditos por WhatsApp, chats de Facebook o a través de «promotores» en la calle.
Pero sea la vía que sea, el elemento clave que le salvará de ser víctima de algún fraude, es que le pidan dinero por adelantado (a razón de comisiones, gastos administrativos o envío de contrato) a cambio de otorgarle algún préstamo o crédito con mínimos requisitos, dijo Gerardo Obregón, fundador y director general de Prestadero.
«Hay muchísimas plataformas que se hacen pasar por prestamistas o financieras válidas que operan dentro de la ley, pero no es así», refirió.
El gancho es ofrecer créditos sin buró, mínimos requisitos, préstamos ya aprobados, pero siempre le van a pedir un anticipo o desembolso como parte del «requisito» para darle el préstamo si se trata de un fraude, recalcó el directivo.

PUNTO COM
«Las ‘empresas’ inclusive mandan el cheque del crédito en foto y te dicen: ‘aquí está ya el cheque listo para ser depositado en tu cuenta, nada más mándame el anticipo que te pido’. Y la gente cae porque está desesperada o porque muchas veces por estar en buro de crédito es la única opción que aparentemente tienen», abundó.
Además de evita pagar anticipos o depósitos cuando estés solicitando un préstamo, revisa que la financiera esté registrada ante la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), ahí puedes ver si está regulada o no.
También asegúrese que la comunicación que sostenga con la financiera que esté gestionando el préstamo sea por las vías y canales oficiales, se puede dar cuenta tanto con las páginas, como con las direcciones de correo electrónico utilizadas.

¡Participa con tu opinión!