De acuerdo con un sondeo, el 29.4% de la población mexicana tiene una nota mala en el Buró de Crédito por ser aval de un conocido. En México ya se puede embargar parte del salario para el pago de deudas, siempre y cuando sea dictaminado por un juez, es decir, no lo pueden hacer cobradores ni abogados, sino que debe existir una orden judicial.

Tras informar lo anterior, el titular de la unidad de atención de la Condusef, Ignacio Villanueva Chávez, señaló que si una persona firma como aval podría responder por esa persona cuando no pague. Antes de aceptar, hay que analizar y tener presente que en algún momento se puede poner en riesgo su patrimonio y el de su familia.

En México ser aval de un mal pagador es una de las principales causas por las que las personas están boletinadas en el Buró de Crédito. Legalmente, un aval es una persona física o moral que asegura que la deuda será saldada.

Lo anterior quiere decir que si la persona o empresa que contrajo la deuda no paga, la institución que dio el préstamo tiene el derecho de exigir al aval que cubra la deuda e incluso puede ejecutar acción legal en contra de éste.

La ley ampara el pago de la deuda e incluso puede llegarse a un embargo en contra del aval, en caso de que éste carezca de recursos para enfrentar sus obligaciones se procede a retener sus bienes.

Una vez que la deuda ha sido liquidada, la persona que fungió como aval puede tomar acciones legales contra el deudor, sin embargo, implica un proceso que no garantiza el pago correspondiente.

“Otra consecuencia negativa en caso de impago por parte del deudor y el aval, es que ese atraso se reporta para ambos ante el Buró de Crédito, con una mala nota ante otras entidades financieras”, advirtió.

Hay que conocer lo más que se pueda a la persona que pide que sean su aval, sin importar si se trata de familiares, amistades o personas conocidas; verificar que sea alguien responsable y formal, checar sus hábitos de pago al preguntar a otras personas sobre su comportamiento y formalidad.

“Asimismo, indagar sobre sus ingresos, que sean estables y no tengan otras deudas para cumplir con sus obligaciones. Hay que tener una buena comunicación y acercamiento con la persona acreditada para evitarse muchos problemas en un futuro”, concretó.