Charlene Domínguez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Con solo descargar una app y aceptar un crédito en el dispositivo móvil, usuarios que buscan financiamiento pueden volverse víctimas de extorsión por préstamos «gota a gota».

Se trata de un esquema de crédito delincuencial con prácticas de cobro agresivo y extorsión que se ha expandido a todo el País a través del uso de aplicaciones móviles fraudulentas.

Antes de la pandemia, los prestamos gota a gota se ofrecían de manera presencial en comunidades rurales del País, centros urbanos, plazas y parques públicos, tianguis y entre personas dedicadas al comercio informal.

Actualmente está usando aplicaciones digitales, y se apoderan de fotos y videos del celular del usuario, información personal y sus contactos, a los cuales tienen acceso a través de la aplicación. El riesgo se extiende así a familiares, amigos y compañeros del trabajo.

Baro Exprés, Plata Segura, Big Pesito, Lanafacil, Efectivo, Rapikredito, Fullmoney, Rapidopeso, Liberacash, Okdinero, Crédito Lana, Quincena, Rapidoayuda y Cashcredit son algunas de las aplicaciones móviles reportadas por los usuarios.