Natalia Vitela Paredes
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-Sin la aplicación de la prueba PISA en el País será difícil conocer el impacto de la pandemia de Covid-19 en la educación y el de la reforma que implementó el Gobierno actual, advirtió la especialista Alma Maldonado.

La experta en educación del Cinvestav y la UNAM sostuvo que México llevaba años haciendo el esfuerzo por participar en esta prueba bianual, y los avances eran mínimos.

“Es muy lamentable que no tengamos ahora la posibilidad de saber cómo estamos”, agregó.

Para Maldonado, la cancelación tiene que ver con un tema de recursos, pues se trata de una prueba costosa.

REFORMA publicó que México suspendió las pruebas de PISA a alumnos de secundaria.

Tue Halgreen, analista senior de las oficinas centrales de PISA en Francia, confirmó la suspensión de las pruebas de campo para la evaluación de 2022, con lo que México sería el primer país en hacerlo, de acuerdo con la organización Mexicanos Contra la Corrupción e Impunidad.

En tanto, el movimiento Educación con Rumbo advirtió que con esta decisión se eliminará el último de los instrumentos para conocer el nivel real de los alumnos en el País.

Según Educación con Rumbo, México empezó a dar pasos serios hacia la revisión de sus resultados educativos con la prueba ENLACE, pero se suspendió y fue sustituida por PLANEA.

“Al llegar la actual Administración, se suspendió y la única medición con la que contamos para conocer el nivel de aprendizaje de los alumnos es la prueba PISA”.

Por lo que, este movimiento rechaza de manera contundente la decisión arbitraria de la Secretaría de Educación Pública y del Gobierno federal de abandonar esta evaluación.

En 2018, advirtió, México participó en un conjunto de 80 países en la prueba PISA, lo que le permitió tener información precisa y detallada sobre los aprendizajes en matemáticas, ciencias y lectura.

“Por ejemplo, gracias a PISA sabemos que 35 por ciento de los estudiantes de nuestro país no han conseguido aprendizajes suficientes en estas materias, cuando el promedio de los países pertenecientes a la OCDE es del 13 por ciento”, precisó en un comunicado.

La prueba reveló que alrededor del 50 por ciento de los estudiantes mexicanos no contaba con las capacidades necesarias para desarrollarse en la sociedad, alertó.