Evlyn Cervantes Silva 
Agencia Reforma

CDMX.- Diputados del PVEM y PRI cuestionaron al subsecretario de Hacienda, Arturo Hernández Gutiérrez, sobre el monto que dejará de recaudar el Gobierno federal con las reducciones al Impuesto Sobre la Renta (ISR) del 30 al 20 por ciento y al Impuesto al Valor Agregado (IVA) del 16 al 8 por ciento en los estados de la franja fronteriza con Estados Unidos.
En el marco de la comparecencia de Hernández Gutiérrez ante la Comisión de Hacienda y Crédito Público de la Cámara de Diputados, el diputado del PVEM Carlos Alberto Puente Salas preguntó cómo le hará el nuevo Gobierno para recaudar menos y gastar más.
“La reducción que estamos estimando son 20 mil millones de pesos en ISR y 20 mil millones de pesos en IVA. ¿Cuáles son los candados que estamos poniendo? Algunos analistas están haciendo estimaciones pensando que el cambio viene con domicilio fiscal, es decir, si alguien tiene una empresa y la domicilia en Tijuana, entonces puede capturar el beneficio. No, viene con domicilio fiscal y con actividad económica”, respondió Hernández.
Por ejemplo, explicó, si una empresa que vende muebles en Zacatecas decide mandar la oficina del consejo y del director general a Reynosa, no tiene ningún beneficio.
“Lo que sí permite es si hay una inversión nueva en la zona, es decir, si alguien desmantela la fábrica de muebles de Zacatecas y la lleva a Tijuana, no tiene derecho. Lo que tendría que abrir es una nueva fábrica de muebles en Tijuana, con inversión nueva, con maquinaria nueva. Entonces, hay una serie de candados”, señaló.
El diputado del PRI Pedro Pablo Treviño expuso que su bancada estima una afectación de entre 80 y 120 mil millones de pesos a la recaudación, a diferencia de los 40 mil millones de pesos que prevé la SCHP. Por ello, pidió al subsecretario detallar su cálculo.
De acuerdo con el subsecretario, la variación del impuesto entre la franja fronteriza y el resto del País obedece a los niveles de violencia en esa región y al fenómeno migratorio.
“Es la zona de mayor violencia en el País, algunas ciudades de ahí tienen niveles de violencia y criminalidad que son de zonas de guerra, solamente hay algunos lugares en el medio oriente donde hay fenómenos de guerra que tienen más asesinatos por 100 mil habitantes, algo se tiene que hacer, no podemos seguirlos tratando como iguales cuando en este aspecto no lo son. En segundo, hay un problema de migración muy fuerte”, apuntó.
El fenómeno migratorio, dijo, no sólo está relacionado con el desplazamiento de centroamericanos hacia el norte del País, sino con los mexicanos que son deportados de Estados Unidos y se quedan en las ciudades fronterizas, lo cual genera una presión económica adicional en la zona.