Mayolo López y Claudia Salazar
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El anunciado tránsito de la «austeridad republicana» a la «pobreza franciscana» empeorará el austericidio y es el reconocimiento de que no hay finanzas públicas sanas y de habrá más recortes en las dependencias, criticaron legisladores.
Para el senador Emilio Álvarez Icaza, fundador del Grupo Plural, lo que deja entrever el Presidente es que tendrá manga ancha para manejar los recursos como se le antoje.
«Lo que quiere decir es: ‘va a haber dinero para lo que yo quiera’. Lo que nos está anunciando el Presidente es que el austericidio viene peor, y el dinero a lo que le importa: sus estadios de beisbol», externó en entrevista.
«Hemos visto un criterio doble de austericidio. Se le aumenta 80 por ciento el presupuesto al Ejército. Ahí no hay ni austeridad ni pobreza franciscana, pero se disminuye 83 por ciento las becas al extranjero, que no le importan en absoluto, pero tampoco le importan las víctimas. Hay menos dinero para víctimas, hay menos dinero para todas las áreas de derechos humanos», señaló.
«Y lo que nos quiere decir, entonces, es que vamos a tener grandes ausencias del Gobierno en muchos tramos de la vida pública, y privilegios en los que el Presidente cree que son prioridad.»
El legislador también cuestionó la alusión presidencial a la «pobreza franciscana» en un Estado laico:
«Lo acomoda a su narrativa para intentar dar una expresión, pero lo que ha venido sucediendo es que hay una enorme discrecionalidad y llave abierta para lo que el Presidente quiere. O sea: sí hay dinero para el béisbol, pero no hay dinero para los niños con cáncer. Creo que es un anuncio malo».
Para diputados de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, el anuncio advierte de más recortes en las dependencias.
«Es muy preocupante en un momento donde seguimos viviendo la escasez del presupuesto, donde sigue habiendo falta de recursos para la salud, para la educación, donde claramente los recursos que existían en fideicomisos, ya no están», manifestó el vicecoordinador de Movimiento Ciudadano, Salomón Chertorisvki.
Además, dijo, el anuncio se da cuando el país está invirtiendo un mínimo histórico en infraestructura pública.
«Hablar de que todavía vienen más recortes, pues es una pena, máxime con la falta de crecimiento, con la falta de recuperación que hemos tenido después de las malas decisiones a lo largo de la pandemia», indicó.
El secretario de la Comisión de Presupuesto, Héctor Saúl Téllez, acusó que el Presidente hizo una declaración frívola y populista que revela que no hay suficiente dinero para las obras faraónicas ni para sostener el ritmo de gasto de los programas sociales.
«Lo que está sucediendo es que las finanzas públicas no están bien y que se quieren usar para los caprichos del Presidente. Lo que va a pasar es que van a seguir los malos servicios, la falta de infraestructura y de empleo», opinó el panista.
Condenó además que el Gobierno haya dispuesto de 100 mil millones de pesos de fideicomisos públicos, de los que no se sabe en qué fueron destinados.
Además, señaló, se usaron más de 300 mil millones de pesos de los fondos de estabilización de las finanzas públicas y de las entidades federativas, también sin que se conozcan las condiciones en que fueron gastados.
«Lo que ha habido es un desfalco en los ingresos presupuestarios, nunca ha habido austeridad y lo que sí ha habido es opacidad», afirmó.