Rebeca Castillo Delgadillo, consultora jurídica ambiental y aspirante a la titularidad de Proespa, informó que si bien y de acuerdo con la norma, se establece la posibilidad de quitar de circulación los vehículos si no portan holograma de verificación o si ostensiblemente contaminan el aire, es de considerar que el término “ostensiblemente” se deja discrecionalmente a la interpretación del inspector que se encuentra en el retén u operativo en la vía pública y le da la oportunidad de retirar el vehículo o remitirlo al centro de verificación más cercano.
Castillo consideró que de manera arbitraria, las acciones de Proespa se han encaminado a retirar el vehículo y mandarlo a la pensión, aun y cuando cuentan con holograma, porque a juicio del inspector están contaminando, lo cual está generando mucha molestia ciudadana. Lo ideal, dijo, es que deberían mandar la unidad a un centro de verificación para confirmar de manera objetiva si contamina.