Érika Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El estreno y despedida de Redes Sociales Progresistas, Encuentro Solidario y Fuerza por México en este proceso electoral costó a los mexicanos, al menos, 330 millones 563 mil 184 pesos.

Sin embargo, los votos que recibieron el pasado 6 de junio no fueron suficientes para mantener el registro, por lo que cada sufragio a cada uno de ellos costó entre 83 y 125 pesos.

Y pese a que desaparecerán por no alcanzar el 3 por ciento de la votación de la elección para la Cámara de Diputados, esos partidos seguirán recibiendo recursos hasta que termine el año.

De septiembre pasado, que el INE lo acreditó como nueva fuerza política nacional, a junio, el PES recibió de financiamiento público 113 millones 289 mil 383, para actividades ordinarias, específicas, gastos de campaña y liderazgo para mujeres.

El 6 de junio, por ese partido votaron un millón 352 mil 544 ciudadanos, el 2.75 por ciento, es decir, cada voto le costó 83.7 pesos.

Mientras que a RSP y FXM, de octubre pasado –después de que el Tribunal Electoral ordenó darles el registro– a junio, se les han entregado 108 millones 667 mil 792 a cada uno, por los mismos conceptos que al PES.

Redes Sociales apenas logró 1.77 por ciento de la votación, un total de 868 mil 515 sufragios, lo que costó a cada elector 125 pesos.

Por Fuerza por México votaron un millón 217 mil 84 ciudadanos, un 2.48 por ciento, por lo que cada sufragio tuvo un costo de 89.2 pesos.

Autoridades electorales informaron que por una sentencia del Tribunal Electoral, los partidos que pierden su registro siguen recibiendo financiamiento público hasta que termine el año electoral.

Así, que estos partidos recibirán 52 millones 509 mil 521 pesos por gasto ordinario cada uno, es decir, 8 millones 751 mil 586 pesos mensuales.

Además de 2 millones 362 mil 928 pesos en actividades específicas y un millón 575 mil 285 para el liderazgos de mujeres, divididos en seis meses.

Inicia liquidación
El INE inició ayer el proceso para liquidar a los tres partidos, por lo que seleccionó a los interventores que estarán a cargo del procedimiento.
La directora de la Unidad Técnica de Fiscalización del INE, Jacqueline Vargas, recordó que estos expertos en concursos mercantiles serán responsables del control y vigilancia del uso y destino de los recursos y bienes de los partidos que desaparecerán.
La Sala Superior tiene como plazo hasta agosto para resolver las impugnaciones. Si los magistrados resuelven que no es procedente la pérdida de registro, el partido podrá reanudar sus operaciones habituales, y el interventor únicamente realiza un informe.