Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La inseguridad pegó al bolsillo de cada víctima del delito con 7 mil 155 pesos en promedio el año pasado, reportó el Inegi.
En su Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (Envipe) 2021, publicada ayer, señaló que el costo total a consecuencia de la inseguridad y el delito en hogares ascendió a 277.6 mil millones de pesos a nivel nacional.
«Es decir, 1.85 por ciento del PIB. Lo que equivale a 7 mil 155 pesos por persona afectada por la inseguridad y el delito», indicó.
La Envipe detalló que, del costo nacional del delito, el 64.3 por ciento correspondió a pérdidas económicas directas sufridas por las víctimas; 33.3 por ciento a medidas preventivas; y 2.4 por ciento a gastos para la atención de daños a la salud.
Entre las medidas preventivas están cambiar o colocar cerraduras y/o candados, colocar rejas y bardas, realizar acciones conjuntas con vecinos y hasta comprar perro guardián.
«Las medidas preventivas representaron un gasto estimado para los hogares que asciende a 92.4 mil millones de pesos, mientras que las pérdidas por victimización representaron los 185.2 mil millones de pesos restantes», agrega la Encuesta.
Los costos por el delito en 2020 fueron menores a los de un año antes debido a que el Inegi calculó menos ilícitos y víctimas, como consecuencia del confinamiento por la pandemia de Covid.
En 2019, estimó un monto total de 282.1 mil millones de pesos, cifra que representó el 1.53 por ciento del PIB de ese año y un promedio de 6 mil 931 pesos por víctima.

Bajan víctimas
El confinamiento por la pandemia derivó en una reducción del número de delitos y de víctimas estimados por el Inegi en 2020; no obstante, repuntaron ilícitos como la extorsión.
La Encuesta estimó que durante 2020 hubo 27.6 millones de delitos asociados a 21.2 millones de víctimas, es decir, una tasa de 1.3 delitos por víctima.
Mientras que en 2019, el Inegi calculó 30.3 millones de ilícitos a 22.3 millones de víctimas, es decir, 2.7 millones de delitos y 1.1 millones de víctimas más que en 2020, para una tasa de 1.4.
Julio Santaella, presidente del Inegi, consideró que estas reducciones están directamente vinculadas con el confinamiento por Covid-19 y, en consecuencia, a la menor cantidad de robos o asaltos que hubo en la calle y el transporte público.

Escalan dos delitos
En 2020, dos de los delitos que según la Envipe repuntaron en comparación con 2019 fueron el fraude y la extorsión.
«El fraude no tuvo (impacto) por las restricciones a la movilidad y claramente está facilitado por los avances tecnológicos y la digitalización, y éste tuvo un incremento significativo», dijo Santaella.
Las víctimas de fraude tuvieron una pérdida promedio de 8 mil 817 pesos el año pasado; mientras que las de extorsión perdieron 7 mil 289 pesos.