Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Las muertes prematuras por Covid-19 generaron una presión financiera en el IMSS de hasta 12 mil millones de pesos para pagar pensiones por viudez sólo durante 2021.
En el primer año de la pandemia, el IMSS otorgó 75 mil 934 pensiones por viudez mientras que el 2021 lo cerrará con 113 mil 544 pensiones por viudez, un aumento de 49.5 por ciento entre un año y otro.
«Teníamos una subestimación de lo que íbamos a ocupar, y además el Presupuesto de este año salió casi con 5 mil millones de pesos menos de lo que pronosticamos», reveló Mauricio Hernández, director de Prestaciones Económicas y Sociales del instituto.
Este año el IMSS terminó ejerciendo 15 mil millones de pesos para incapacidades por Covid-19 y pensiones por viudez, la mayoría, 12 mil millones, para este último concepto, precisó el funcionario.
El instituto registró que durante la pandemia de Covid-19 las muertes de derechohabientes menores de 60 años se duplicaron respecto de lo esperado, lo que obligó a echar mano de las reservas financieras que no se habían tocado desde que se constituyó ese fondo, el cual para 2021 sumaba 35 mil 340 millones de pesos.
El presupuesto autorizado al IMSS para 2021 considera el uso de reservas financieras por hasta 8 mil 690 millones de pesos y al cierre de noviembre se habían utilizado mil 931 millones de pesos.
«Es una mortalidad prematura, no esperada y hay gran necesidad de usar las reservas», explicó el funcionario.
En su momento, el Consejo Técnico del instituto autorizó el uso de las reservas para enfrentar la contingencia por Covid-19, aunque se trata de recursos que buscan garantizar la solvencia financiera del Instituto en los próximos 20 o 30 años.
La mayoría de quienes perdieron la vida en estos dos años no estaba al amparo de la Ley del IMSS de 1973, sino que se les aplicó la reforma de 1997, lo que significó que el IMSS constituyera la suma para dar la pensión a las familias.
«Las otras pensiones se pagan con fondos que le da la Secretaría de Hacienda al Instituto. Esas no nos afectan a nosotros financieramente, sino al País», expuso Hernández.
Además, no es lo mismo solventar la pensión de una persona que fallece a los 30 años, en comparación con uno que muere a los 80.
«Una viuda de una persona de 30 años va a vivir 60, 70 años y el IMSS tendrá que poner el capital constitutivo para mantener la pensión durante toda la vida; a diferencia de una persona que muere a los 80 años y deja a una viuda de 57 años, caso en el cual el fondo para garantizarle la pensión es menor», señaló.

¡Participa con tu opinión!