Marlen Hernández y Alejandra Mendoza
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- Ante el desplome de sus ventas por efectos del coronavirus, la carga de tener que pagar el 100 por ciento de los salarios a sus empleados -aún sin recibir trabajo a cambio- y ante de la falta de facilidades fiscales del Gobierno federal, miles de pequeñas y medianas empresas (pymes) en el País cuentan los días que podrán sobrevivir, advirtieron afectados y especialistas.
Con ello, más de 90 por ciento de los empleos formales en el País están en un hilo.
Héctor Magaña Rodríguez, coordinador del Centro de Investigación en Economía y Negocios, consideró que la falta de liquidez llevaría a la quiebra a la mayoría de las pymes, lo que a su vez recortaría gravemente en el mediano plazo la recaudación de impuestos del Gobierno.
“Esa falta de recursos podría provocar el recorte en partidas destinadas a la inversión productiva e incluso la continuidad de algunos programas sociales podría verse afectada”.
Roberto Olvera, presidente de la Comisión Pyme de la Caintra, expuso que los pequeños negocios tienen flujos de efectivo y capacidades de financiamiento limitados, por lo que podrán verse muy comprometidos.
REFORMA realizó un sondeo entre microempresarios y cámaras empresariales de diversos giros sobre qué tanto podrían aguantar los negocios de la entidad ante la crisis actual y la falta de apoyos fiscales, las cifras oscilaron entre 7 y 60 días.
Cuauhtémoc Rivera, presidente de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes, señaló que un comercio tiene en promedio reservas de efectivo para sobrevivir una semana.
Entres los gastos, apuntó, debe pagar de 4 mil a 8 mil pesos mensuales por la renta de un local de 25 a 30 metros cuadrados, además de alrededor de otros 3 mil pesos por servicios como agua, luz, teléfono, internet, gas y TV de paga.