A casi dos sexenios de espera, trámites y avances en su construcción, parece que ahora sí, entre los meses de agosto y septiembre de este año, comenzará a operar el rastro que se planea y sea convertido en el futuro inmediato en un centro de sacrificio de ganado con reconocimiento Tipo Inspección Federal, adelantó José de Jesús Guzmán de Alba, presidente de la Unión Ganadera Regional Hidrocálida.
Si bien es un proyecto que se inició en la administración gubernamental antepasada, en la anterior se detuvo por completo porque fueron involucrados intereses políticos y de revancha, lo que provocó no sólo que la obra fuera paralizada, sino la consecuencia directa fueron las pérdidas cuantiosas en torno a lo ya invertido y los planes que ya se tenían, así como la desventaja en el sector, de no contar con un rastro que garantice la inocuidad.
En la actual administración estatal se ha dado celeridad a la obra de construcción y parte del equipamiento general, así es que de forma paulatina se ha tenido el desarrollo del proyecto, que si bien ha sufrido retrasos, se deben al cumplimiento de ciertos trámites obligatorios, pero ya está prácticamente terminado.
Se debe tener en claro que una vez en operación el nuevo rastro ubicado al poniente de esta capital, no será inmediatamente TIF, pues para ello deberá demostrar calidad en el trabajo, inocuidad en el manejo del animal y la producción que se logre de carne, para lo cual habrá que pasar tiempo de trabajo para que se tenga la evaluación pertinente.
Guzmán de Alba insistió en que si bien hubo atorón en la conclusión del proyecto durante la administración estatal anterior, lejos de amainar el interés de contar con un rastro de este tipo, se renovaron los esquemas y proyectos, dejando ver que cierto es el hecho de que “lo que no se acaba, te fortalece”, por lo que ahora hay renovadas esperanzas pero ya más cerca de una realidad fehaciente.
Cabe mencionar que este rastro operará en una primera etapa a una capacidad de sacrificio de 200 bovinos al día, y debido a que se tendrá que calificar la inocuidad del centro para obtener la certificación de Tipo Inspección Federal, es que se cuidarán todos los detalles y condiciones para cumplir con los requisitos plenos.
La intención dijo, es que además del centro de sacrificio de bovinos, también se cuente con una sala de cortes, deshueso y empaque de la carne, a fin de dar valor agregado desde el rastro, lo cual también deberá ser evaluado para garantizar el TIF en la fecha que la autoridad disponga.