Laura Elena Rivera Manzanares

Tanto el uso de cubrebocas y de los módulos sanitizantes instalados en distintos puntos de la ciudad son para el uso voluntario de los ciudadanos, y se han propuesto como una medida adicional para prevenir contagios del COVID-19.
Lo anterior luego de que a nivel nacional la Secretaría de Salud advirtiera que los túneles sanitizantes no eliminan el coronavirus, a lo que Octavio Jiménez Macías, director de Regulación Sanitaria del ISSEA, reviró y puntualizó que esos implementos “tienen una gran probabilidad de inhibir la replicación del coronavirus, de la influenza (AH1N1) y otros virus”.
Al menos esa es la garantía que emite la empresa con la que se trabaja en este proyecto y que tiene el aval del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias a través del Departamento de Investigación en Virología y Micología, pues esos túneles esparcen nanopartículas de Nbelyax, que brindan la certeza de inhibir el COVID-19.
Al respecto, se destacó que tan sólo en este tiempo se han destinado más de 200 millones de pesos para el tema de contención y atención a pacientes con COVID-19, recursos que son exclusivamente de orden estatal y que se han podido usar gracias a la eficiencia financiera que se ha mostrado en la actual administración.
Se advirtió que el Gobierno Estatal seguirá llevando a cabo todas las medidas que permitan a la ciudadanía volver a la vida habitual, siempre anteponiendo el cuidado de la salud.
Finalmente, Jiménez Macías subrayó que se seguirá promoviendo entre la población la sana distancia, clorar el agua de sus tinacos y la de uso doméstico, sanitizar las casas y la vía pública, y seguirán haciéndose las actividades y mecanismos que permitan contener la propagación del virus.