Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El uso de cubrebocas es una medida auxiliar que deberá permanecer en el periodo de transición a la llamada “nueva normalidad”, el cual comienza el 1 de junio, anunció Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud.
Argumentó que durante la Jornada Nacional de Sana Distancia -que termina el 30 de mayo- no se promovió oficialmente el uso de cubrebocas porque el énfasis era la medida “Quédate en casa”.
Ahora, abundó, a partir del 1 de junio, cuando iniciará la reapertura gradual en el País, las mascarillas serán un elemento auxiliar de prevención, sobre todo en espacios cerrados como autobuses y el Metro.
“Cuando tuvimos la Jornada Nacional de Sana Distancia el énfasis fundamental fue quédate en casa. Si empezamos a desviar la atención pública con elementos auxiliares de dudosa efectividad, entonces se empiezan a relajar las medidas fundamentales que nos han llevado a una reducción del 75 por ciento en la velocidad de los contagios”, indicó.
“Ahora que concluirá la Jornada de Sana Distancia, a pesar de que en algunas entidades federativas se seguirá durante un tiempo definido restringiendo la movilidad en el espacio público, se vuelve un elemento auxiliar de la prevención en aquellos espacios cerrados como el transporte en donde se va a recuperar la movilidad. Esas son las motivaciones para hoy sí y ayer no”, dijo.
López-Gatell insistió en que no hay evidencia científica sobre que el cubrebocas sea útil para prevenir contagios de forma generalizada.
Agregó que esto se debe a que su uso requiere constancia, tenerlo todo el tiempo, no tocarse la cara, que cuando se retire sea colocado en un lugar seguro para evitar que sea tocado.
“Es un elemento auxiliar si se lo pone la persona que tiene síntomas de Covid o tiene Covid demostrado por laboratorio, porque la persona que lo use con menor probabilidad va a propagar el virus a otras personas”, puntualizó.

¡Participa con tu opinión!