En los últimos días, los medios de comunicación y las redes sociales nos han mostrado tan sólo algunas pocas imágenes de todos los cubanos que han salido a manifestarse por una “Cuba Libre” en la que su principal consigna resulta exigir al gobierno libertad y soluciones ante la escasez de productos básicos como alimentos y medicinas, así como la solución a cortes de electricidad y el retraso excesivo en la campaña de vacunación.

El régimen cubano, fiel a su costumbre, ha tratado de combatir estas protestas con la amenaza militarizada; sin embargo, poco a poco parece que las protestas rebasan las fuerzas militares y salen de control. Razón por la cual el único argumento que el gobierno cubano intenta permear en su población estriba en la mentira de que la escasez de alimentos y medicinas que se vive en Cuba es consecuencia del “bloqueo económico” de Estados Unidos de Norteamérica.

Leía hace unos días una investigación bastante interesante en la que se desmentía que existe un bloqueo norteamericano al que pueda culpársele, ya que el país al que Cuba le compra más alimentos y productos agrícolas según las estadísticas de los últimos tres años es a Estados Unidos. Por lo que, resulta más que falso culpar a los Estados Unidos por la pésima administración pública y el sistema socialista que ha permeado en Cuba desde hace muchos años, siendo que Cuba no es víctima de ninguna conspiración, sino de su incapacidad para producir bienes y transformar servicios.

Se dice que Cuba era una potencia agrícola e inclusive médica; sin embargo, su propio sistema lo ha llevado al atraso económico y tecnológico que no le permite progresar como país en un mundo tan globalizado. Las manifestaciones acontecidas en los últimos días pueden tener su símil en los arranques de la primavera árabe, misma que logró detonarse gracias al avance tecnológico y el uso de las redes sociales; siendo que, para el caso cubano y muy a pesar de los intentos del gobierno cubano por controlar al máximo el servicio de internet en el país durante los últimos días, la propia población cubana y la presión internacional pueden ser el detonador que comience con la caída del sistema comunista.

El mundo entero ha comenzado a manifestar su apoyo y solidaridad al pueblo cubano, especialmente tras las atrocidades denunciadas por parte de organismos internacionales y protectores de derechos humanos, en las que se presume hubo mucha violencia gubernamental durante la represión de las manifestaciones e inclusive se habla de algún fallecido y heridos graves. Razón por la cual debemos de dar especial seguimiento al tema y confiar en que el pueblo cubano podrá pronto aspirar a tener condiciones de vida más dignas. Agradezco el favor de su lectura y les deseo un muy feliz fin de semana.

Correo: dreynoso@notaria57ags.com.mx

Twitter: @davidrrr