La crisis ha alcanzado totalmente a los actuales campeones de la NBA, quienes no ven la forma de salir del hoyo en el que están sumergidos debido a las lesiones de LeBron James y Anthony Davis. Con tres derrotas en fila, los Lakers recibieron ayer por la noche a los mejores del Este, los 76ers, que también tenían varias ausencias, pero que demostraron el poderío que tienen en su alineación, principalmente, con un héroe inesperado.
A lo largo de la primera mitad, los Lakers se mantuvieron en la pelea gracias a Kuzma y Schroder, los cuales, nuevamente, cargaron con el peso ofensivo del equipo. Fue tanta la paridad que, al medio tiempo, el marcador indicaba 54 puntos para cada equipo. En el tercer cuarto, todo cambio cuando la ofensiva de Philadelphia por fin explotó, comandada sorpresivamente por el ex laker Danny Green, que estuvo intratable al momento de buscar el aro. Los 76ers lograron doblar los puntos de los Lakers en el tercer periodo, sacando ventaja de 18 puntos.
Parecía que el partido sería sencillo, pero los Lakers reaccionaron en el cuarto periodo, con Harrell dominando la pintura. Fue tan buena su reacción que llegaron a ponerse a sólo cuatro puntos en los dos minutos finales. El esfuerzo, al final, no fue suficiente y los 76ers, con dagas precisas en el momento más crucial del juego, se quedaron con la victoria 101-10, mientras que los Lakers sumaron su cuarta derrota de manera consecutiva. Danny Green fue el mejor del juego con 28 puntos, seguido por Seth Curry, que anotó 19. Del lado angelino, Kuzma fue el líder con 25 unidades.
Otros que la pasan mal son los Warriors, que suman ya tres derrotas en fila, sufriendo la ausencia de Steph Curry, quien sigue fuera por lesión. Ahora fueron los Kings quienes pasaron por encima de Golden State por 141-119 con enorme juego de De´Aaron Fox, que se llevó la noche anotando 44 puntos; el mexicano Juan Toscano tuvo una destacada actuación con 15 puntos y 6 rebotes.