Rubén Torres Cruz
El Heraldo

El surgimiento de la pandemia de COVID-19 y en consecuencia la suspensión del tradicional Tianguis de las Calaveras que se instala a mediados de octubre y los primeros días de noviembre, sobre el Arroyo de Los Arellano, no fue impedimento para que la señora María Eugenia Cruz Lucio junto con su familia pusieran a la venta los tradicionales dulces de temporada. Por cuarta generación, se han encargado de mantener vivas las costumbres y de endulzarnos el paladar con exquisitas golosinas.
Adecuando el interior de su propia vivienda además de la colocación de mesas a las fueras de la misma, recientemente comenzaron con la venta de dulces de azúcar con las figuras de las principales frutas, calaveritas de chocolate y de barro, dulces tradicionales, cajeta, anafres, así como adornos de temporada de papel picado y de hule, además de llaveros alusivos al día de muertos y hasta las tradicionales bromas. A pesar de que en esta ocasión no pudieron utilizar su espacio comercial dentro del Arroyo de Los Arellano por la contingencia sanitaria, decidieron aprovechar las redes sociales para difundir sus productos, lo que les ha resultado benéfico.
La señora detalló que preparar los dulces de azúcar es laborioso invirtiendo hasta dos horas por fruta, las cuales no pueden ser producidas en grandes cantidades “pues se hacen duras y a la gente así no le gustan”, explicó.
Con un gesto de alegría confesó que le apasiona su trabajo, además de contribuir a conservar las tradiciones, por lo que invitó a las familias a visitarlos. “Es bonito dedicarse a esto, hoy por la pandemia no estamos en el lugar que durante varios años hemos ocupado, pero estamos aquí con las mismas ganas, limpieza y calidad”, resaltó.
El puesto de dulces típicos se encuentra sobre la calle Santa Irene #625, en la colonia Altavista, con horario de atención desde las 17:00 horas, hasta el próximo 5 de noviembre.